bejar-durante

Galería

Cecilio Béjar Durante
Toledo.
1915 -
Toledo.
1971.
Escultor.

Nació en Toledo, el 1 de febrero de 1915, en Alamillos del Tránsito, en una casa contigua al Museo del Greco, en el seno de una familia ligada a la cantería que ya ejercían su abuelo materno Eusebio Durante y su padre Tomás Béjar. Creció en una popular barriada recorrida por turistas que buscaban grecos, sinagogas y el monumental templo de San Juan de los Reyes. Su habilidad artística la desarrollaría en la cercana Escuela de Artes y Oficios Artísticos. Allí aprendió modelado, vaciado, composición y pintura con premiadas obras en distintos cursos y la talla en piedra de los profesores Aurelio Cabrera, Roberto Rubio y Tomás Gimena. Con diecisiete años obtuvo una primera mención en la Exposición Nacional de 1932. Poco después fue pensionado como escultor por la Diputación Provincial, apareciendo, en 1936, en el periódico Toledo Blade(Toledo de Ohio) en una fotografía posando ante un busto de Germán Erausquin promotor del hermanamiento iniciado entre las dos ciudades homónimas.

En el bélico verano de 1936 participó como estudiante de la Escuela de Artes en el Comité de Defensa del Patrimonio impulsado por el alcalde republicano Guillermo Perezagua, junto a otros dos compañeros Juan López Ayllón y Cecilio Guerrero Malagón, todos afiliados a la FUE. Concurrieron para proteger no pocas obras artísticas en peligro con otros técnicos, artistas y profesores como Tomás Malonyay, Emilio García, Aureliano Cabrera, Enrique Vera, Julio Pascual y Joaquín Potenciano. Tras la contienda, Béjar restauró en Toledo dos singulares esculturas del siglo XVI dañadas por bárbaras manos: el busto de Juanelo Turriano y el sepulcro del cardenal Tavera.

En la posguerra, el taller de la familia Béjar (atendido por los hermanos Tomás, Cecilio y Federico) fue requerido para trabajar en la reconstrucción de la fachada principal del Alcázar (1950) y en la rehabilitación de la ornamentación escultórica del Patrimonio Nacional en los palacios de Oriente, de la Zarzuela, Aranjuez y Riofrío.

En Toledo también fueron contratados para recomponer el maltrecho claustro monacal de San Juan de los Reyes que, en 1941 se devolvía a los franciscanos. En un patio contiguo se habilitó un taller donde Cecilio Béjar con otros jóvenes canteros y tallistas efectuaron prolijas tareas de talla en piedra para restituir imágenes, gárgolas o pilares. Concluidos los trabajos, en 1967, se descubrió en la fachada principal una Inmaculada esculpida por el propio Cecilio.

En el catálogo de trabajos repartidos en su ciudad natal, aparece la talla de la Virgen del Amparo, de la cofradía de la Fábrica de Armas, dispuesta en un paso procesional de Semana Santa. Atendió diversos encargos institucionales sujetos a formales cánones con esculturas insertadas en hornacinas y en fachadas toledanas. Realizó réplicas de escudos cardenalicios destinados a nuevos edificios y varios retratos como los bustos de Jacinto Guerrero y Clemente Palencia.

Pero también creó obras más íntimas de arcilla, piedra y mármol con un personal lenguaje estilísticamente más depurado y libre. Conoció la breve huella que había dejado su paisano, el panadero-escultor Alberto Sánchez (1895-1962). Realizó una reproducción en granito, a mayor escala, de la Mujer toledana, que le encargaron, en 1969, para situarla en un pedestal en la plaza de San Juan de los Reyes. Sin embargo, un gobernador civil lo desautorizó por motivos ideológicos al entender que se reconocía a un hombre políticamente comprometido con la izquierda, exiliado y fallecido en Moscú.  La réplica de Cecilio no salió del taller familiar ubicado en la antigua ermita de San Eugenio hasta que, en 1982, pudo colocarse en el paseo de Merchán. En esta obra conviven desde entonces la memoria de estos dos escultores toledanos del siglo XX.

Entre 1940 y 1971 intervino en ámbitos culturales de la ciudad. Perteneció a la asociación Estilo, conformada por artistas, escritores y periodistas toledanos. Fue profesor en la citada Escuela de Artes y Oficios Artísticos donde formó a varios alumnos que destacarían pronto como reconocidos artistas. En 1968 ingresó en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Falleció el 23 de diciembre de 1971.

Un íntimo homenaje a su figura, mutada en un personaje inmerso en un relato de amistad, amor y frustraciones, con la Guerra Civil como fondo, aflora en La razón de las piedras, novela firmada en 2010 por su sobrino, el reconocido y premiado Luis Alfredo Béjar Sacristán (1942-2011).

Bibliografía

  • CERRO MALAGÓN, Rafael del, “Recuerdos de un escultor en su centenario (1915-2015)”, ABC [Toledo/Castilla-La Mancha] (31-01-2015) pp. 92-93.
  • MARTÍN DE VIDALES GÓMEZ, Julio, “Escultura y escultores de la Real Academia de Bellas artes y Ciencias Históricas de Toledo”, Toletvm, núm. 63 (2019) pp. 13-37
  •  ZARCO, Francisco, “Artífices toledanos: los Béjar”, Boletín de Información Municipal de Toledo, núm. 10 (1969) pp. 10-11

La Academia de Ciencias Sociales y Humanidades de Castilla-La Mancha se enorgullece de presentar el Diccionario Biográfico de CLM, una iniciativa destinada a honrar y difundir la vida y obra de figuras destacadas de nuestra región en diversos ámbitos.

Nuestra misión es preservar el legado cultural, científico y humanístico de Castilla-La Mancha, proporcionando un recurso accesible y riguroso para investigadores, estudiantes y cualquier persona interesada en nuestra rica historia. A través de este esfuerzo colaborativo, buscamos fomentar el conocimiento, la inspiración y el orgullo en las contribuciones de nuestra comunidad a la sociedad global.

Buscador de biografías

Puedes realizar búsquedas por uno o varios campos.

Fecha de nacimiento
Fecha de nacimiento
Fecha de fallecimiento
Fecha de fallecimiento
Sexo