conde-garcia

Galería

José Conde García
Albacete.
1877 -
Almansa (Albacete).
1970.
Maestro, Escritor y Periodista.

Nació en Albacete el 30 de mayo de 1877 en el seno de una familia de clase media que se había instalado en la capital provincial. Esta ciudad, en la que dio sus primeros pasos, se estaba transformando aceleradamente, tanto en lo urbanístico como en su estructura social: apertura de nuevas calles como el actual paseo de la Libertad, la construcción del Teatro Circo, la creación del Parque o la impronta del ferrocarril quedarían reflejados en sus páginas autobiográficas.

Completó su formación académica en la Escuela de Magisterio en junio de 1897 y aprobó la oposición en Valencia en 1898; obtuvo su primer destino como maestro en Viveros, un pueblecito a unos 80 km. al oeste de la capital, en las estribaciones de la Sierra de Alcaraz. 

En el curso 1915-16, la familia se traslada a Jumilla, pero el 1 de mayo de 1916 toman posesión de plazas de maestros en Almansa, en el grupo escolar situado en las «Cuatro Esquinas». 

¿Cómo era entonces la población de Almansa? La ciudad se estaba desarrollando: entre 1877 y 1930, pasará de 7.960 a 14.630 habitantes; la población agraria, hasta entonces dominante, disminuirá del 61 al 35%; los obreros industriales constituían el 30% de la población activa en1930. El movimiento obrero va adquiriendo una destacada presencia (en 1909 se había inaugurado la Casa del Pueblo; en 1915 la UGT superaba los mil afiliados) y las clases medias van cobrando un creciente protagonismo. El dinamismo económico y social se traslada también al terreno cultural, la prensa local es el más claro escaparate donde se muestran estas inquietudes: el 15 de octubre de 1917 nace “Corazón. Periódico quincenal infantil”, su director era José Conde García.

José Conde se integró en la vida social almanseña desde los primeros momentos: Así, en abril de 1917 figura como secretario de la Junta municipal de protección a la infancia. Desde este foro propone iniciativas tales como: «El niño descalzo», «La gota de leche», etc. En marzo de 1924, en plena Dictadura de Primo de Rivera, es nombrado concejal por el delegado gubernativo del distrito. Los concejales propuestos se reunieron en el salón de plenos el día 31 de marzo de 1924 para proceder a la elección del alcalde y de los tenientes de alcalde, resultando elegido como primer teniente José Conde García. Durante los tres años que estuvo en el Ayuntamiento fue uno de los promotores de la ampliación del Jardín de la Glorieta, proyecto -al igual que el del Teatro Regio- que se debe al arquitecto Julio Carrilero y en el que el 5 de mayo de 1925 se colocó la primera piedra del nuevo Obelisco conmemorativo de la Batalla de Almansa costeado por el Duque de Alba. 

En ese año la ciudad se vistió de gala para los actos de la Coronación de la Virgen de Belén, patrona de la ciudad. En la comisión organizadora figuraba José Conde que, en aquellos mismos momentos, estaba impulsando la creación de la Asamblea local de la Cruz Roja. Durante esta corporación (1924-1927) se tomaron otras resoluciones importantes y curiosas como la que prohibía sacar piedra del Castillo o solicitaba la instalación de una centralita de teléfonos. 

Quizá fueran todas estas implicaciones y compromisos los que expliquen la interrupción de su periódico Corazón que dejó de publicarse, tras 46 números, el 23 de julio de 1920, pero reaparecería el 15 de marzo de 1930 y mantendría su periodicidad quincenal hasta 1936 (con un total de 139 números). El periódico que constaba habitualmente de 4 páginas era un instrumento de trabajo en las aulas: en 1930, la tirada era de mil ejemplares, de los que 435 se repartían entre las quince aulas almanseñas, 120 se enviaban a escuelas de otras poblaciones, 225 a los socios protectores y el resto a colaboradores, prensa, casinos y centros culturales. Gracias a este valioso instrumento no sólo se mantendrá comunicación con otras escuelas con las que se intercambiarán experiencias y se usará como medio de aprendizaje y estímulo para el trabajo de los alumnos, sino que se constituirá en una tribuna pública desde la que se irá dejando constancia de la crónica social del momento. El periódico “Corazón” también recogerá testimonio de la intensa vida cultural de estos años treinta protagonizada por instituciones como el Ateneo Ferroviario, la Unión Musical o la Escuela de Artes y Oficios. Desde ellas se organizarán innumerables certámenes literarios y artísticos y promoverá el teatro aficionado, guiado por fines filantrópicos tales como financiar la carrera de un joven músico almanseño: Jerónimo Meseguer.

Desde abril de 1935 José Conde formó parte como vicepresidente del Comité Central de Fogatas, que pretendió introducir el modelo valenciano de Fallas que, en Almansa, se llamarían «Fogatas». Una de ellas, instalada en la Glorieta de los Mártires de la Libertad (actual Parque de los Reyes Católicos), se titulaba «El Templo de la República» y se componía de ocho columnas asentadas sobre un basamento con dos escaleras de acceso. En su interior destacaba una figura femenina que representaba a la República en actitud de amparar a un grupo de niños en clase con su maestro (Escuela), y a un ciudadano comiendo pan (Despensa); en alusión a la máxima de Joaquín Costa «Escuela y Despensa» (el lema de la cabecera del periódico «Corazón»).

Desde “Corazón” se emprendieron campañas reivindicativas en favor de la infancia, demandando nuevas escuelas, piscinas y colonias escolares en la playa. José Conde sacó la escuela a la calle con sus excursiones y viajes e introdujo la realidad de la calle en las aulas; también fue de los primeros en ver las posibilidades didácticas que ofrecían tanto el teatro como el cine, pero su tono profesoral también se pudo leer en otros foros a lo largo de su vida. Desde al menos 1898, colaboró en más de veinte periódicos y revistas con temas diversos, pero recurrentes: la animación a la lectura, la conservación de la naturaleza, la tolerancia y el respeto a las personas, la defensa de los derechos de los niños …

El 18 de julio de 1936, la sublevación militar le sorprendió veraneando en una casita de campo en Almansa; pero antes de la reanudación de las clases se le criticó en el periódico local “Nuevo Horizonte” (editado por las Juventudes Socialistas) por defender la enseñanza religiosa a la vez que, en dicho periódico hacía José Conde pública manifestación de su fe cristiana; fue designado presidente del “Consejo Local de Primera Enseñanza” por sus compañeros los maestros de Almansa. Por otro lado, en junta general de socios protectores también fue elegido presidente de la Escuela de Artes y Oficios.

El 28 de abril de 1939, pocos días después de terminar la Guerra Civil fue detenido junto con su esposa y sus hijos José y Fernando. El 11 de septiembre de 1939 fue condenado a veinte años de prisión, aunque posteriormente se le redujo la pena a seis años. Fue trasladado a la prisión central “Tabacalera” de Santander. Su esposa, Elisa Gallego, que al igual que él había sido expulsada como funcionaria, no volvería a verlo, falleció el 22 de mayo de 1941; José Conde no obtendría la libertad condicional hasta el 17 de julio del mismo año; regresó a Almansa; tras un largo procedimiento administrativo obtuvo la jubilación en marzo de 1942, tras haber cumplido la edad de 65 años y más de 40 años de servicios.

Resulta paradójico constatar que una persona como don José, de ideas conservadoras, respetuosa con la autoridad y de profundas convicciones religiosas fuera perseguido y encarcelado por un régimen al que se ha denominado nacional-católico. Su inquebrantable fe en sus principios religiosos de la que hemos recogido testimonios en su etapa de prisión provisional en el Convento de las Agustinas de Almansa, -habilitada como cárcel-, así como la intermediación del capellán de la prisión de Santander, donde se le recluyó, le dieron la libertad, pero no le permitieron el reingreso en la función docente. Fue una víctima más de lo que se ha dado en llamar exilio interior y pudo subsistir gracias a las clases que impartió en su propio domicilio. 

En 1962 se le consideró socialmente rehabilitado y se le permitió reiniciar la publicación de su periódico Corazón, para lo que obtuvo el permiso expreso del gobernador civil. Junto a su dilatada trayectoria periodística, no debemos olvidar la de escritor y poeta; publicó diversos libros de cuentos y un relato autobiográfico: “Travesuras y andanzas (memorias de un niño contadas por un viejo)”. Además, obtuvo numerosos galardones poéticos.

Pero su vida ya estaba truncada, a los presumibles achaques de la edad se le sumaron los de la soledad: su hijo Antonio había muerto en la guerra, su primogénito -José- en 1963 y él falleció el 1 de octubre de 1970, a los 93 años de edad.

La Academia de Ciencias Sociales y Humanidades de Castilla-La Mancha se enorgullece de presentar el Diccionario Biográfico de CLM, una iniciativa destinada a honrar y difundir la vida y obra de figuras destacadas de nuestra región en diversos ámbitos.

Nuestra misión es preservar el legado cultural, científico y humanístico de Castilla-La Mancha, proporcionando un recurso accesible y riguroso para investigadores, estudiantes y cualquier persona interesada en nuestra rica historia. A través de este esfuerzo colaborativo, buscamos fomentar el conocimiento, la inspiración y el orgullo en las contribuciones de nuestra comunidad a la sociedad global.

Buscador de biografías

Puedes realizar búsquedas por uno o varios campos.

Fecha de nacimiento
Fecha de nacimiento
Fecha de fallecimiento
Fecha de fallecimiento
Sexo