lopez-mateos
Ramón López Mateos
Manzanares (Ciudad Real).
1771 -
.
1814.
Médico y Escritor.

Nació “en Manzanares de la Mancha -escribe A. Chinchilla-, de siete meses, en 7 de noviembre de 1771, con tan pocas apariencias de vida, que iban a sepultarlo cuando notaron un ligero movimiento que movió a prestarle socorro, con lo que lograron reanimar su existencia” (p. 418).

Estaba emparentado con una notable familia de médicos: su hermano Manuel López Mateos (Manzanares, 1767 – Granada, 1831), fue catedrático de Anatomía en la Universidad de Granada, cátedra en la que le sucedió su sobrino Mariano (Manzanares, 1802 – Granada. 1863), hijo de Ramón, autor además de un conocido Tratado de Histología y Ovología. Asimismo, un tío paterno de Manuel y de Ramón, llamado D. Mariano, con largos años de profesorado, desempeñó los cargos de Cirujano Mayor del Cuerpo Facultativo de la Armada y Director en el Real Colegio de Cirugía de Cádiz.

Ramón realizó sus primeros estudios en Manzanares (Latinidad y Humanidades), y más tarde siguió los de Griego, Filosofía y Medicina en las Universidades de Huesca y Valencia -quizás también en Salamanca-, con gran consideración hacia sus merecimientos, que le permitieron obtener el grado de licenciado en Medicina.

Durante su vida profesional en distintos lugares de La Mancha, llevó a cabo importantes investigaciones médicas, de las que da cuenta en varios trabajos -aunque sólo hay dos editados-: investigación sobre “la fiebre que llaman de la leche” (1795); Discurso sobre el órgano de la visión (1796); Lecciones de física sobre la electricidad (1797); Estudio sobre los mono-maníacos (1799); Discurso sobre el tifo, en el Colegio de Médicos de la capital… Es muy probable que por estas fechas siguiera manteniendo contactos con su villa natal, pues allí nació, en 1802, su hijo Mariano.

En Idea física de las calenturas actuales de la Mancha y Madrid (1805), investiga la epidemia de fiebres ocurrida en dichos lugares un año antes. De 1805 data su Investigación filosófica sobre la fiebre amarilla. En 1807, obtuvo por oposición una plaza de médico de la real familia. En Madrid, donde ya era un médico reputado, fue elegido miembro de la Real Academia de Medicina y su primer secretario de gobierno. En 1813 publica su discurso fúnebre en memoria de su amigo Eugenio de la Peña, catedrático del Colegio de San Carlos de Madrid, muerto de fiebre amarilla en Cádiz, que fue prohibido en 1814 por su contenido liberal. Ramón falleció en Madrid, “de una pulmonía aguda”, el 11 de mayo de 1814.

En todos sus escritos, señala Chinchilla, el médico manzanareño muestra “exactitud de juicio, rigorismo lógico y una bien entendida filosofía para la averiguación de la verdad”, siendo su principal móvil “la atención exclusiva de mejorar el estado físico y moral del hombre, elevándole a la dignidad corres­pondiente”; al final, a modo de resumen, lo define como “médico ilustrado, filósofo profundo y literato consumado” (p.424).

Ramón López Mateos forma parte del grupo destacado de médicos internistas de finales de nuestra ilustración, que cultivaban al tiempo las ciencias físico-químicas y naturales. En Pensamientos sobre la razón de las leyes derivada de las ciencias físicas (1810), sin duda su obra de mayor interés médico-filosófico, sostiene que los saberes que la Medicina suministra acerca del hombre, obtenidos a partir de la ciencia física, han de ser la base fundamental de todo código legislativo. Junto a aportaciones derivadas de sus propias investigaciones, incluye reflexiones que traslucen su espíritu ilustrado y liberal, contrario por completo al absolutismo imperante; de ahí sus cautelas y retrasos en la publicación de la obra. Sólo en 1810, cuando se intenta un nuevo marco jurídico en la vida española, considera que es el momento propicio para publicar sus Pensamientos. Próximo al sensualismo epistemológico, López Mateos tiene buen cuidado en no trasladar en sus textos las propuestas más peligrosas de autores como Cabanis o Destutt de Tracy, poniendo especial énfasis en subrayar que su obra no pone en duda ningún dogma fundamental de la Iglesia. Además de una “Advertencia preli­minar”, la obra abarca cinco partes: Influencia de lo físico en lo moral del hombre; Influencia de lo moral en lo físico; Perversión del entendimiento del hombre por algunas causas que pueden llamarse externa; De las propiedades recíprocas de los sexos, y otras que le son análogas; Pensamientos relativos a la policía e higiene públicas. Destaca el rigor, naturalidad y elegancia en el desarrollo de cada apartado, con citas de autores clásicos y modernos (Cicerón, Horacio, San Agustín, Locke, Feijoo, Cabanis, Foderé…), siempre desde una concepción de la ciencia médica como saber antropológico global. En efecto, al igual que Cabanis, López Mateos se muestra convencido de que sólo la Medicina, una vez alcanzada su madurez, estaría en condiciones de liderar la nueva “ciencia del hombre”, que auguraba una era de dicha para la humanidad.

Aunque no tuvo mucha repercusión en la práctica -entre otras cosas, por la profunda crisis del país-, la obra de López Mateos fue valorada positivamente por sus colegas de profesión, algunos de los cuales siguieron más tarde una línea similar a la del médico de Manzanares.

Obras publicadas

  • Pensamientos sobre la razón de las leyes derivada de las ciencias físicas, o sea, sobre la filosofía de la legislación, Madrid, Gómez Fuentenebro y Compañía, 1810. (Incluye Idea física de las calenturas actuales de La Mancha y Madrid [1805], p. 179-205)
  • Elogio fúnebre del Doctor Don Eugenio de la Peña, Catedrático del Colegio Nacional de Cirugía de San Carlos, por su amigo Don Ramón López Mateos. Madrid, Imprenta que fue de Fuentenebro, 1813.

Referencias y estudios

  • Anastasio Chinchilla: “Ramón López Mateos”, en Anales históricos de la medicina en general y biográfico-bi­bliográfico de la española en particular, Tomo IV, Valencia, Imp. de D. José Mateu Cervera, 1846, p. 418-424.
  • José Martínez Pérez: “Medicina Liberalismo y Legislación: Ramón López Mateos (1771-1814) y sus Pensamientos sobre la razón de las leyes”. Ascle­pio, XL (1988) 209-246.
  • “Sexualidad y orden social: la visión médica en la España del primer tercio del siglo XIX”. Asclepio, XLII (1990) 119-135.
  • Gonzalo Díaz Díaz: “Ramón López Mateos”, en Hombres y documentos de la filosofía española, Tomo IV, Madrid, CSIC, 1991, p. 791-792.
  • Santiago Arroyo Serrano: “Ramón López Mateos”, en Diccionario de pensadores de Castilla-La Mancha, Junta de Castilla-La Mancha, Madrid, 2007, p. 136.

La Academia de Ciencias Sociales y Humanidades de Castilla-La Mancha se enorgullece de presentar el Diccionario Biográfico de CLM, una iniciativa destinada a honrar y difundir la vida y obra de figuras destacadas de nuestra región en diversos ámbitos.

Nuestra misión es preservar el legado cultural, científico y humanístico de Castilla-La Mancha, proporcionando un recurso accesible y riguroso para investigadores, estudiantes y cualquier persona interesada en nuestra rica historia. A través de este esfuerzo colaborativo, buscamos fomentar el conocimiento, la inspiración y el orgullo en las contribuciones de nuestra comunidad a la sociedad global.

Buscador de biografías

Puedes realizar búsquedas por uno o varios campos.

Fecha de nacimiento
Fecha de nacimiento
Fecha de fallecimiento
Fecha de fallecimiento
Sexo