muelas-mario

Galería

Mario Federico Muelas Jiménez
Cuenca.
1943 -
Madrid.
2015.
Arquitecto.

Nacido en Cuenca el 31 de marzo de 1943, Mario Federico Muelas Jiménez, se tituló en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Durante los años setenta, compaginó su actividad profesional con el asesoramiento a asociaciones vecinales madrileñas, participando en la Operación de Rehabilitación de Palomeras, que realojó a doce mil familias. Estas actuaciones no estaban exentas de cierto componente ideológico en la interpretación urbanística acorde con su militancia antifranquista. 

De estas iniciativas, Muelas mantuvo su predilección por el trabajo multidisciplinar en equipo, aunando a arquitectos, urbanistas e ingenieros. De esa premisa surgió en 1969 el estudio AUIA, del que fue socio fundador y cuyas actuaciones se basaron en minimizar los impactos ambientales y buscar la mayor rentabilidad social. Desde el mismo, se apostaba por mejorar y dignificar los espacios físicos, contribuyendo a que los mismos se transformasen en lugares para la convivencia. Sobre esa experiencia, el periodista Javier Echenagusia, del Club de Debates Urbanos, escribió que aquellos profesionales dieron lo mejor de sí para hacer un país, una ciudad y un territorio mejor, en los barrios, ayudando a levantar una primera marea que exigía ciudad, además de vivienda digna, escuelas, ambulatorios y modos de llegar a casa sin chapotear en el barro”.

Ejemplos de esa filosofía y compromiso fueron sus intervenciones en proyectos de VPO como el plan Oeste de San Fermín, en Madrid, destacando, además, en la capital de España su participación en el Plan Director de la Estación de las Delicias y en la Torre Indocentro de Méndez Álvaro, junto a la M-30.

A partir de los años ochenta del pasado siglo XX, Muelas inició una nueva etapa profesional que tuvo como epicentro sus intervenciones sobre el patrimonio artístico en la ciudad de Toledo. Durante esa década, la naciente comunidad autónoma de Castilla-La Mancha afrontó el reto de recuperar distintos inmuebles históricos de la antigua ciudad castellana para adaptarlos a usos sociales, comunitarios y administrativos.

El primero de estos retos fue la rehabilitación del antiguo convento dominico de San Pedro Mártir de Toledo para dependencias universitarias. El proceso dejó al descubierto la biografía de un impresionante inmueble, de quince mil metros cuadrados, con seis siglos de sucesivas construcciones y destrucciones, incluyendo la recuperación de antiguos viales perdidos en continuados crecimientos. La intervención, enriquecida con aportaciones contemporáneas, fue premiada por la Real Fundación de Toledo en 1989. Este complejo universitario se amplió años después con el convento aledaño de “Madre de Dios”.

Hablando de esta destacada actuación, Muelas decía que “limpiar y reparar no es rehabilitar”, añadiendo que “el aspecto central de la rehabilitación de un edificio es la recuperación de su utilidad, su reinserción en el patrimonio edificado capaz de ser vivido por los ciudadanos”. Y así ha sido, porque desde entonces hasta ahora han sido miles los jóvenes estudiantes que se han formado en las aulas recuperadas por él, conservando sus espacios plena vigencia y sorprendiendo a cuantos entran en el complejo por primer vez, tanto por la belleza conventual recuperada como por la acertada combinación entre tradición y modernidad. 

Con este trabajo, Mario Muelas inició una intensa relación con la capital toledana. Siguieron las rehabilitaciones del Palacio de Padilla, para Facultad de Humanidades; la antigua Casa de la Moneda, para acoger al Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha, y el Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia regional. También formó parte de los equipos que han transformado la antigua Fábrica de Armas en Campus Universitario Tecnológico. La restauración del Palacio de Fuensalida, recuperando la morfología original de este singular edificio mudéjar, así como el colorido de sus magníficos artesonados, también fue premiada en 2010 por la Real Fundación, siendo Muelas, hasta ahora, la única persona reconocida en dos ocasiones por esta entidad.

En todos estos proyectos quedó patente la meticulosidad de Mario en el estudio de las estructuras en las que intervenía, afrontando la arquitectura desde una perspectiva cultural, dando gran importancia a la documentación y explicación de lo ejecutado.

Durante más de cinco años, dirigió el equipo redactor del actual Plan de Ordenación Municipal de Toledo, aprobado en 2006, estableciendo al río Tajo como elemento integrador del desarrollo urbanístico. Pese a que la capital regional llevaba varias décadas sin disponer de una normativa de estas características, la vigencia de dicho POM fue efímera, pues una sentencia judicial lo anuló al no haberse cumplido algunos de sus trámites administrativos en su periodo de tramitación.

Hijo del poeta conquense Federico Muelas, Mario fue gran apasionado de la cultura y artífice de su promoción, habiendo formado parte de los consejos de redacción de las revistas Cárabo y Alfoz, en los años setenta.

Dotado de una personalidad inconfundible, tanto como su gran envergadura física, así como de un entusiasmo contagioso, quienes fueron compañeros suyos en la Escuela de Arquitectura recordaban sus intervenciones en las asambleas universitarias celebradas en aquellos años del tardofranquismo. Otras cualidades que destacaban en él eran su vehemencia, su bondad y una infinita afabilidad.

Mario Muelas falleció en Madrid el 25 de enero de 2015.

Junto a sus obras y los conocimientos puestos en común con quienes compartió equipos en cuarenta y seis años de profesión, en su balance destacan haber anticipado tendencias como la regeneración de los barrios, la consideración del valor patrimonial aplicado no sólo a criterios materiales sino también residenciales, o la apuesta por componentes ambientales, hoy esenciales para el urbanismo y la arquitectura, adaptando construcciones del pasado a los estándares de nuestro tiempo y haciéndolos útiles a la sociedad.

La Academia de Ciencias Sociales y Humanidades de Castilla-La Mancha se enorgullece de presentar el Diccionario Biográfico de CLM, una iniciativa destinada a honrar y difundir la vida y obra de figuras destacadas de nuestra región en diversos ámbitos.

Nuestra misión es preservar el legado cultural, científico y humanístico de Castilla-La Mancha, proporcionando un recurso accesible y riguroso para investigadores, estudiantes y cualquier persona interesada en nuestra rica historia. A través de este esfuerzo colaborativo, buscamos fomentar el conocimiento, la inspiración y el orgullo en las contribuciones de nuestra comunidad a la sociedad global.

Buscador de biografías

Puedes realizar búsquedas por uno o varios campos.

Fecha de nacimiento
Fecha de nacimiento
Fecha de fallecimiento
Fecha de fallecimiento
Sexo