moraleda-esteban
Juan Moraleda y Esteban
Orgaz (Toledo).
1857 -
Toledo.
1929.
Médico y Etnólogo.

Con apenas un año de edad su familia se trasladó a Toledo. Aquí es donde viviría y estudiaría hasta el momento de ir a la universidad. Estudió Medicina en la Universidad Central de Madrid, licenciándose en 1880.

Su primer trabajo remunerado sería de practicante, en el Hospital General de Madrid. Y su primer destino como médico fue en Nambroca (Toledo), donde estuvo hasta 1882. Desde ese año hasta su fallecimiento practicó la medicina en Toledo, donde ejerció de médico de la Beneficencia, de la cárcel, del Banco Vitalicio de España, del asilo de ancianos, de varios conventos y monasterios…

En su trayectoria como médico destaca, entre otros muchos, su invento de un explorador bucofaríngeo. Su reconocimiento, dedicación y admiración hizo que le nombrasen representante o miembro destacado en numerosas entidades de ámbito sanitario: Junta Provincial de Sanidad, Junta Provincial contra la Tuberculosis, Junta Central del Congreso de Higiene y Demografía, Consejo Español de la lucha contra el Paludismo, Asociación Internacional de Médicos, Farmacéuticos y Dentistas del Habla Española, etc. El mismo año de su fallecimiento fue nombrado Decano del Cuerpo de Médicos.

Su intensa labor en el ámbito sanitario no le impidió dedicar buena parte de su tiempo a actividades relativas al conocimiento, divulgación y conservación del patrimonio y la historia de la ciudad en la que vivía. Así, en 1899 participó en la fundación de la Sociedad Arqueológica de Toledo, de la que sería su primer presidente. En el Ateneo de Toledo también fue el presidente tanto de las secciones de Ciencias Morales y Políticas como de la de Ciencias Históricas y Arqueológicas. Fue, además, uno de los socios fundadores de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, constituida en 1916, de la que formó parte como académico numerario.

Fue integrante de la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos de Toledo –en su calidad de arqueólogo–, siendo nombrado secretario en 1918 y desde el año siguiente, y durante varios años más, Conservador de Monumentos de la institución.

Ávido impulsor social en el entorno, su prestigio traspasó las fronteras provinciales. Fue académico correspondiente de diversas academias: de la de la Historia, de la de Málaga, de la de Córdoba, de la de Cádiz, de la de Burdeos, de la de Toulouse…

Toda su vorágine laboral y académica la complementaba con el atesoramiento de un sinfín de objetos, la mayor parte histórico-artísticos, que conformaron reconocidas colecciones de diferentes ámbitos. Atesoraba utensilios médicos y de farmacia antiguos; reunía material arqueológico y monumental; se hacía con un destacable elenco de monedas (sería un destacado personaje en el mundo numismático) disponía de una biblioteca personal destacadísima, tanto por el número de volúmenes como por la calidad de los mismos. De hecho, su casa era considerada como museo, siendo frecuentada por muchas de las personalidades que visitaban la ciudad.

Ante tamaña colección, en 1918 se dirigió al ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes para que el Estado adquiriese la misma, con el propósito de “aumentar el tesoro nacional de recuerdos de Historia y de Arte”. Los objetos pasarían, según su naturaleza, a la Biblioteca y al Museo Arqueológico de Toledo.

Su actividad vital tuvo su reconocimiento con la concesión de premios y honores. Desde ser nombrado Caballero de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, con derecho de uso de Blasón o Escudo de Armas, hasta el secretariado de la Real Asamblea de Caballeros de las Órdenes Civiles y Militares. Sin olvidar los nombramientos internacionales: Palmas Académicas de Oficial de Academia de Francia o Caballero y Camarero de Honor de la Santa Casa de Loreto (Italia).

La producción literaria que produjo fue ingente, pues se le conocen más de 600 trabajos escritos: libros, folletos, artículos técnicos, artículos periodísticos… Vamos a destacar únicamente algunos de los más significativos en el ámbito de la medicina:

  • El cólera en Toledo,
  • La medicina y la farmacia en Toledo,
  • Médicos y farmacéuticos célebres de Toledo y sus obras,
  • El agua en Toledo,
  • Hedores y aromas: disquisición referente a hechos de química orgánica,
  • Notas médicas toledanas,
  • Topografía médica de Toledo,
  • El pan base de la alimentación…

Todos ellos, por cierto, con aportaciones históricas acerca del tema tratado.

A pesar de todo lo anterior, y teniendo en cuenta que allí vivió escasamente el primer año de vida, no olvidaría nunca su pueblo natal: fue cronista de la villa de Orgaz desde 1886, y dedicó varios trabajos a la misma.

Referencias:

  • García Gómez, E. 2018. Diez siglos de ciencia y científicos toledanos. Ed Covarrubias. Toledo.
  • Sánchez y Calvo, M. 1977. Vida y obra del médico toledano don Juan de Mata Moraleda y Esteban. Caja de Ahorros Provincial de Toledo. Toledo.

La Academia de Ciencias Sociales y Humanidades de Castilla-La Mancha se enorgullece de presentar el Diccionario Biográfico de CLM, una iniciativa destinada a honrar y difundir la vida y obra de figuras destacadas de nuestra región en diversos ámbitos.

Nuestra misión es preservar el legado cultural, científico y humanístico de Castilla-La Mancha, proporcionando un recurso accesible y riguroso para investigadores, estudiantes y cualquier persona interesada en nuestra rica historia. A través de este esfuerzo colaborativo, buscamos fomentar el conocimiento, la inspiración y el orgullo en las contribuciones de nuestra comunidad a la sociedad global.

Buscador de biografías

Puedes realizar búsquedas por uno o varios campos.

Fecha de nacimiento
Fecha de nacimiento
Fecha de fallecimiento
Fecha de fallecimiento
Sexo