mercedes-sanchez

Galería

Pedro Mercedes Sánchez
Cuenca.
1921 -
Cuenca.
2008.
Alfarero y Artista.

Pedro Mercedes nace en Cuenca, en la Cuenca de abajo pero con todo la Cuenca antigua y misteriosa; el 31 de Julio de 1921, en la calle Carretería, hijo de Tomás, asentador de frutas, y Encarnación.                                                                                                               

Al morir su padre en 1929, su madre, se casa en segundas nupcias con Florentino Merchante, de profesión cacharrero. Para Pedro la suerte está echada. La primera vez que tuvo ante sus ojos a su padrastro torneando una pieza quedó deslumbrado. Y supo que ya nunca podría dedicarse a otra cosa que al divino oficio de alfarero.                                     

Tenía nueve años, y mi madre me envió al alfar de mi “tío”, a llevarle comida en la fiambrera. Al abrir la puerta del alfar, un rayo de sol iluminaba a mi “tío” Florentino sentado en el torno haciendo rodar la rueda con los pies y con las manos en el barro. Aquella visión luminosa me enamoró, y desde entonces soy alfarero, aprendí con el tiempo ese maravilloso oficio que es de Dios y que para todos lo derrama”.                                                

En abril de 1933, abandona la escuela y empieza a colaborar con su “tío” desde los trabajos más humildes. La llamada de la vocación y no la voz de la sangre, ya que ninguno de los siete hijos de su padrastro se dedicó a trabajar la arcilla, mientras los hizo el hijo del asentador de frutas. 

Comienza a asistir a la Escuela de Artes y Oficios, de la Diputación Provincial, bajo la mano de su profesor Fausto Culebras, pintor y escultor conquense. Con él descubre su gran intuición, la posibilidad cierta de que el modelado del humilde barro, bordado y rayado, pueda convertirse en sublime arte.  

Iniciándose con su primer botijillo en 1934, pasando después a hacer piezas más grandes como botijos, orzas y cántaros. Estas tareas hacen que desarrollase la perseverancia y el respeto hacia el proceso natural del barro, que junto a la ternura, consolidan la personalidad del alfarero.

“…para ser alfarero solo hace falta alma, para llegar más allá de los propios límites del sacrificio. Y amor, para gozar de las satisfacciones que el oficio te proporciona…”

Aumenta su interés por ensayar, es cuando siente la tentación de rayar, produciendo la incisión en el pulido y virginal cuerpo de un «cacharro» de barro, secado a su «amor» y finalmente dibujar. 

Crea así la técnica del “raspado”, que ha de transformar el concepto de la alfarería conquense, para lo que utiliza un clavo y una navaja, ensaya con el negro, y sobre una superficie ya cubierta, raspa y desnuda el color de la arcilla, dura pero moldeable.

En 1943 el servicio militar, en Toledo, 48 meses alejado de su vocación. Allí templa como el acero, su ánimo, su voluntad, esa decisión de hacer lo que él siente por dentro.

Angustias y el Alfar. Algo más que su vida

Pedro ha conocido a Angustias en 1940. El destino da otra vuelta a la tuerca de la vida de Pedro, aparece el otro gran amor de su vida, el único que se puede enfrentar con fuerza a el del alfar, ya que Angustias ha sido el complemento ideal, el razonamiento lógico que contrarresta el mundo fantástico de Pedro.

En 1948 compran la alfarería, que no podía estar situada en otro sitio que en el barrio de San Antón, conocida popularmente como «Las Ollerías», y hoy acertadamente llamada Avenida de Los Alfares. A orillas del río Júcar, quedó instalado el que ahora es único alfar árabe de Cuenca y posiblemente de España.

Sin dejar los botijos de lado, se busca a sí mismo en los vasos ibéricos, y quitando horas al sueño, después de la tarea de cualquier alfarero, poniendo esperanza en la faena, descubre, ve, que combinando barnices y jaspeando se consigue un buen color. 

Experimenta también, en el mundo de las formas y los volúmenes. Remodela el ancestral toro ibérico, su origen data de varios siglos antes de Cristo, caballos, ciervos, dioses, héroes, van definiendo ese mundo mágico en que se sumerge el alfarero.                                         

Los artículos de prensa comienzan a hablar de él, como ocurre con la portada de la revista norteamericana Reader’s Digest, en la edición española, con una fotografía a toda página en color, de mayo de 1957, con el título “Alfareros de Cuenca”.    

A finales de los cincuenta abandona definitivamente la alfarería doméstica para dedicarse por completo a crear arte con el barro. En los sesenta le llega el éxito con una primera exposición en Barcelona en 1961. Varios artistas vienen a Cuenca atraídos por la popularidad de Pedro Mercedes y en 1966 recibe el Premio Nacional de Artesanía por su trabajo «La perdiz».

«…decorar una pieza, es como desenterrar el cuerpo de la vasija, empleando la imaginación y el sueño”.

Hacia ese alfar se acercan personajes y personalidades, y de él salen piezas hacía todas las partes de la tierra. Hasta el genial Picasso, artista al que Pedro admira, llegan ciertas obras comentando que: ‘Un mismo duende nos ha rozado a mí y al alfarero de Cuenca‘. 

Sus piezas van ganando en natural elaboración, a la que se incorpora un más evolucionado expresionismo en colores y formas, fruto de su rica imaginación; embellece estas sin deformarlas y obliga a que forma y decoración queden venturosamente unidas.                                 

Esta obra es alabada por grandes artistas, intelectuales y cuantas personas tengan la minina sensibilidad frente a los trabajos de Pedro, que les permita captar la personalidad de una naturaleza sencilla, de un hombre ganado por el amor a la tierra.

Con todo, la frase que más ha elogiado a Pedro, es la que le dijo su fiel ayudante de siempre en el alfar, José Martínez: ‘Pedro yo hago el cuerpo de los cacharros, para que tú les pongas el alma‘.                               

El tremendo horno árabe de Pedro se apagó en 1987, el torno dejó de girar. Pedro quiso ser fiel, a su barro, a su horno de leña y abandonado de esa fuerza juvenil, no quiso suplirla por la tecnológica.

«… en este alfar existe un duende y tiene cierta conversación conmigo, aunque sea en la imaginación, nunca estoy solo, siempre hay algo o alguien que me acompaña…”

Pero la fuerza imaginativa, siguió latente en él y necesitaba continuar creando. Sustituyó la navaja y el clavo por el buril, el barro por la plancha de cobre, el raspado por el grabado.  Y siguió siendo el mismo Pedro de siempre, porque trazo y envolturas espirales son lo suyo; sus animales míticos, toros, hombres y mujeres estilizados, soles y espigas se siguen abrazando en una mezcolanza extraña pero armoniosa en sus grabados. 

En 2004 fallece su esposa Angustias, situación que le afecta física y moralmente, hasta que deja de existir, en su siempre querida Cuenca, en febrero del 2008.

Un sueño hecho realidad

A Pedro siempre le costaba muchísimo desprenderse de sus obras. De vez en cuando apartaba una pieza, que le transmitía algo más, para su deleite particular. Parte de esa colección pasa a ser propiedad de la Junta de Castilla La Mancha en el año 2002.

En el 2010 el Ayuntamiento conquense quiere darle un reconocimiento definitivo a su trayectoria creando el “Museo Pedro Mercedes”, el museo de una vida dedicada al barro, con objeto de difundir su obra y su alfar, a nivel local y nacional. Este alfar es datado por los arqueólogos de finales del siglo XV, habiéndose dedicado, todo este tiempo única y exclusivamente a la actividad alfarera. Se abre o al público en 2022, bajo la denominación: Centro Cultural y Artístico “Alfarería Pedro Mercedes”.

Este ha sido Pedro Mercedes, en cuyo alfar, entre varias de sus piezas, se veía un azulejo con el siguiente verso:  

Oficio noble y bizarro
entre todos el primero
porque en el trajín del barro
Dios fue el primer alfarero
y el hombre el primer cacharro.

Y es que no se puede pedir más, ni como artista, ni como persona. Gracias Pedro.

Obra

La alfarería ha tenido siempre una dimensión funcional y utilitaria, no se tiene noticias de que ningún alfarero haya dado el paso para crear obras de arte, susceptibles de ser expuestas en museos. Aquí es donde podemos ubicar, por derecho propio, la obra de Pedro Mercedes, traspasando la frontera de lo necesario para llegar a lo espiritual. 

En diversos foros ha sido considerado como “…el alfarero que elevó la alfarería tradicional a la categoría de arte”.

Contenido de la obra: Platos, Placas, Cacharros, Figuras, Botijas, Grabados, Animales, Murales y Dibujos.

Exposiciones 

Entre colectivas y privadas ha realizado un total de 32, entre las que destaco:

  • 1961 – junio. Barcelona – Galería Jaimes – “Pedro Mercedes”
  • 1966 – marzo y abril. Colectiva– Casón del Buen Retiro Madrid, “Cerámica española de la prehistoria a nuestros días.” 
  • 1975 – enero. Ronda –“Pedro Mercedes poeta del barro – Historia del Toro”.
  • 1988. Salamanca – “30 ceramistas – 40 alfareros”– Colectiva
  • 1991 – octubre a marzo-1992. Mezquita de las Tornerías-Toledo, ‘Gracias Maestro’
  • 1992 – octubre. Sala de Exposiciones “Barquillo”- Caja de Madrid.
  • 1998 – junio a septiembre. “Convento de las Carmelitas”. Hoy Fundación Antonio Pérez. 
  • 2002 – marzo y abril (Coincidiendo con Semana Santa) – Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cuenca.
  • 2004 – octubre. “Las Angélicas-Cuenca”. Itinerante por Castilla-La Mancha.
  • 2007 – marzo y abril. Centro Cultural Aguirre – Cuenca – “El hombre que hizo hablar al barro”. 
  • 2009 – hasta 2012. Casa Perona (Albacete) – Sede Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha -“ Pedro Mercedes de la tierra.. la vida”.                                                                                                                             
  • 2012 – julio, hasta la actualidad. “P. Mercedes – Maestro Alfarero – Cuenca”.- En Convento de San Gil – Sede de las Cortes de Castilla-La Mancha.
  • 2015 – febrero. Talavera de la Reina, Museo Ruíz de Luna. “El ceramista Pedro Mercedes”.
  • 2018 – julio y agosto. Navarrete (Logroño) “De la alfarería al arte”. Junto con piezas de Picasso, Dalí, Benjamín Palencia, etcétera. Colectiva.
  • 2018 – septiembre a diciembre. Casa Zavala, Cuenca, “Moldeados en tierra. Homenaje a Pedro Mercedes”. Colectiva.
  • 2023 – junio a septiembre. Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias “González Martí”.- Valencia.- “El alfarero que transformó la artesanía en Arte” – Antológica. 125 piezas expuestas, 50.000 visitas.

Reconocimientos

Como recio artesano, ha estado lejos de concursos y exposiciones, lo que no ha impedido el reconocimiento internacional de su obra. Estos son algunos:

  • 1966. Premio Nacional de Artesanía por su obra “La Perdiz”, presentado por un amigo, sin que su autor se hubiera enterado.
  • 1988. Le es concedida la «Medalla de Oro de Castilla-La Mancha».
  • 1989. Se le impone, la «Medalla de Oro de la Ciudad de Cuenca”
  • 1993. El Instituto Politécnico de Cuenca, recibe el nombre de «Pedro Mercedes».
  • 2005. A una calle de Cuenca, próxima al instituto, se le pone el mismo nombre.
  • 2007. Académico de Honor de la Real Academia Conquense de Artes y Letras.
  • 2018. Se publica el libro titulado Pedro Mercedes y Cuenca. La grandeza del Barro, de José Manuel López García, editado por la Junta de Castilla-La Mancha.
  • 2022. El libro La cerámica de Cuenca, alfareros, Pedro Mercedes, ceramistas, de Emili Sempere, ve la luz, editado por Excma. Diputación de Cuenca.

Pero Pedro Mercedes, siempre siguió siendo el mismo humilde alfarero:                      

… lo importante no es ser el mejor; sino ser uno mismo”.                                             

Otras biografías

La Academia de Ciencias Sociales y Humanidades de Castilla-La Mancha se enorgullece de presentar el Diccionario Biográfico de CLM, una iniciativa destinada a honrar y difundir la vida y obra de figuras destacadas de nuestra región en diversos ámbitos.

Nuestra misión es preservar el legado cultural, científico y humanístico de Castilla-La Mancha, proporcionando un recurso accesible y riguroso para investigadores, estudiantes y cualquier persona interesada en nuestra rica historia. A través de este esfuerzo colaborativo, buscamos fomentar el conocimiento, la inspiración y el orgullo en las contribuciones de nuestra comunidad a la sociedad global.

Buscador de biografías

Puedes realizar búsquedas por uno o varios campos.

Fecha de nacimiento
Fecha de nacimiento
Fecha de fallecimiento
Fecha de fallecimiento
Sexo